jueves, 8 de julio de 2010

El pulpo Paul apuesta por España





Eurosport - mar 06 jul 11:53:00 2010

Ayer la red se inundaba de fotos falsas del famoso pulpo Paul pronosticando una victoria de España, pero no era hasta hoy cuando el mediático cefalópodo iba a dar a conocer su pronóstico al mundo... ¿Qué creen que ha pasado?

En una sala repleta de cámaras de televisión y periodistas de todo el mundo, hacía su aparición el pulpo Paul. Ante él, dos pequeñas urnas de cristal decoradas con las banderas de Alemania y España, y el trabajo de elegir al ganador de la segunda semifinal mundialista. En el lado izquierdo de su acuario de Oberhausen, la bandera germana, en el derecho, la bandera rojigualda. Y sus lentos y estudiados movimientos le llevaron al... ¡lado Español!

Una vez más, Paul se decantó por la victoria del equipo visitante que en esta ocasión no es otro que el dirigido por Vicente del Bosque. Así que la afición de La Roja puede respirar un poco más tranquila ante el trascendental partido que la selección juega el próximo miércoles si tenemos en cuenta que Paul ha acertado todos y cada uno de los pronósticos que ha lanzado desde el inicio del Mundial.

Las dotes de adivinación de este molusco se hicieron famosas en el país teutón hace unos años, pero no ha sido hasta la cita mundialista cuando su fama ha alcanzado repercusión mundial. Hasta el momento Paul predijo las victorias del equipo de Joachim Löw frente a Ghana, Australia, Inglaterra y Argentina, y la derrota del equipo de sus amores ante Serbia. Así que nos quedamos con la esperanza de un nuevo acierto del ya conocido como mejor 'oráculo' del mundo.


























El pulpo Paul, el oráculo del Mundial, ha hecho su pronóstico del Alemania - España y ha posado sus tentáculos sobre la bandera española. Pese a vivir en un acuario alemán, en este partido va con la 'Roja'.









Puyol recibe la felicitación de sus compañeros tras marcar el único gol del partido contra Alemania / Ap / Matt Dunham








España gana a Alemania y se planta en la final de un Mundial por primera vez en la historia.

Carles Puyol marcó el único gol ante Alemania y puso la guinda al mejor partido de la selección española en Sudáfrica, que acabó dando un nuevo baño de juego a los germanos.









video




MARÍA ACEVEDO - Enviada especial a Sudáfrica 07.07.2010

España está en la final del Mundial de Sudáfrica, la primera de su historia, gracias a la victoria ante Alemania en las semifinales por 0-1, con un golazo de cabeza de Puyol que bien vale un título mundial que disputará el próximo domingo en Johannesburgo ante Holanda. [Así te hemos contado el partido]

Los hombres de Vicente del Bosque han realizado el mejor partido de todo el Mundial, dando un recital de fútbol para vencer por la mínima a la que estaba siendo la selección más en forma del Mundial de Sudáfrica. Pedro ha sido el hombre más desequilibrante de España y Puyol el jugador del partido con su golazo de cabeza.

La tres veces campeona del Mundo, no pudo hacer nada ante el juego de la selección, salió al terreno de juego con demasiado respeto hacia España y al final lo pagó caro. El marcador, en esta ocasión hizo justicia.

Vicente del Bosque acertó con el cambio de última hora que sorprendió practicamente a todo el mundo, dando entrada a Pedro Rodríguez por Fernando Torres. El cambio le salió bien porque el canario fue el mejor jugador de España, se movió por todo el terreno de juego y volvió loca a la defensa alemana.

España jugó mejor con cinco futbolistas en el centro del campo, lo malo fue la ausencia de remate en los centros de los laterales.

Una Alemania desconocida hasta ahora

El partido comenzó con los alemanes esperando atrás, sin presionar en exceso, dejando a España tocar el balón. Esto permitió a La Roja conseguir una posesión de balón de cerca del 70%. Con el control del balón, las ocasiones no se hicieron esperar demasiado. Ya en el minuto seis, Villa avisó con un disparo corto que el portero alemán atajó. Pocos minutos después Puyol tuvo otra gran ocasión en su saque de esquina, pero su remate de cabeza salió por encima de la portería rival.

Los alemanes llevaban el peligro en los balones por arriba por su altura, sobre todo en los córners, pero Casillas salió y tapó perfectamente todas las llegadas de los germanos, mientras que los españoles se 'hinchaban' a recuperar balones en el centro del campo, aunque les costaba atravesar las muralla rival.

El partido se fue al descanso con un penalti que reclamaron los alemanes. Ozil cayó en el área, pero el húngaro Kassai no pitó nada, en la contra, España con un disparo lejano de Pedro tuvo la ocasión de adelantar al equipo en el marcador.

El cabezazo de Puyol vale una final

En la reanudación la tónica del partido no cambió. España siguía dominando y Alemania sufriendo y aprovechando los contragolpes, buscando un hueco en la defensa rival.

La mejor ocasión de los de Del Bosque llegó en una doble oportunidad, primero disparó Pedro desde fuera del área y lo paró Neuer como pudo. En el rechace Iniesta se inventó una jugada que se fue por muy poco. Segundos más tarde Pedro volvió a tirar pero el disparo se marchó fuera.

El gol se hacía esperar, y llegó en la jugada menos esperada, un saque de esquina que aprovechó Carles Puyol para estrellar con un tremendo cabezazo dentro de la portería de Neuer. El capitán del Barça entró con todo en un córner anticipándose al central alemán y al propio Piqué para mandar el Jabulani al fondo de la meta. Era un tanto merecido porque España estaba jugando mejor, llegó como menos se esperaba, por alto, una de las mejores armas de los alemanes.











Toda España cantó el segundo gol de España en el minuto 82, cuando Pedro se escapó prácticamente solo, pero pecó de protagonismo al no pasarle el balón a Torres, que salió en sustitución de Villa, y uno de los defensas alemanes le cortó el balón.

Quedaban muy pocos minutos para estar en la final y los defensas españoles dieron el último arreón, ante la presión de los alemanes, especialmente Piqué y Puyol que estuvieron inmensos parando cada llegada.

La selección jugará ahora ante Holanda, a la que no gana desde hace 1983, en la final del Mundial que se jugará en el Soccer City de Johannesburgo, este domingo.