martes, 16 de agosto de 2011

Villa y Mausoleo Romano de Centcelles

Vista de la fachada principal de Centcelles
La instalación de una base militar en Tárraco (capital de la Hispania Citerior), en el año 218 aC, potenció la ocupación del territorio que la rodeaba y el establecimiento de villas destinadas a la explotación agrícola. A lo largo de época imperial, las villas del ager tarraconensis adquirieron cada vez un papel más importante al cumplir una doble función, ya que eran tanto instalaciones agrícolas, como lugares residenciales donde sus propietarios y amigos disfrutaban de la naturaleza, el reposo y el tiempo libre.

Hacia mediados del siglo 1 aC se construyó el primer asentamiento romano en Centcelles, documentado por los hallazgos romanos de la excavación de una parte del yacimiento de época tardo-republicana. Más tarde, entre los siglos I y II dC, se construyó en Centcelles una villa de época altoimperial, de la cual solo se conserva una parte muy reducida de su planta, que consiste en un gran espacio, delimitado por muros, donde se localizaron recipientes o dolia para almacenar productos agrícolas. En la segunda mitad del siglo III dC se realizaron diversas reformas y se ampliaron las estructuras anteriores.

Restos de la Villa Romana de Centcelles
Las edificaciones ahora visibles en el yacimiento corresponden fundamentalmente a la parte más monumental de la villa que fue ideada y construida a mediados del siglo IV, en una fecha que todavía discuten los investigado-res del monumento. Esta villa, de planta rectangular alargada y con más de 90 metros de fachada, tenía un amplio sector destinado a vivienda, con baños y una sala absidal. Parece que durante las mismas obras de construcción se modificó el proyecto y se añadieron otras termas. Asimismo, se produjo una transformación del uso de la sala central circular, donde se construyó una cripta, y se decoraron sus paredes con pinturas y mosaicos.

La sala de planta circular con la cúpula de mosaico tiene en su interior cuatro hornacinas que en su época iban recubiertas con pinturas y mosaico. Por debajo del mosaico de la cúpula, se han conservado también restos de pintural mural, como un grupo de casas, el busto de una mujer joven, unos antílopes y una serie de motivos geométricos. La cúpula estaba cubierta en su totalidad por un mosaico polícromo con varias escenas distribuidas en tres zonas: en el friso inferior se reproduce una escena de caza; en el friso intermedio se representan dieciséis escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento, separadas por columnas, mientras que en el friso superior, ua representación de las cuatro estaciones del año alterna con otras cuatro escenas donde figura un personaje sentado y acompañado por diferentes personas. La composición del mosaico acaba con un medallón central, del cual sólo se conserva un grupo de pequeñas cabezas.

El mosaico de la cúpula
Aunque Centcelles conserva el mosaico de cúpula de temática cristiana más antiguo del mundo romano, la interpretación del monumento es todavía incierta.

Restos de la Villa Romana de Centcelles
Según algunos investigadores, éste fue el mausoleo imperial de Constante, asesinado en el año 350 dC, y a quien se ha identificado como el dominus de la villa que aparece representado varias veces en el mosaico. Según otros, el lugar estaría destinado a recibir los restos de algún miembro de la iglesia -un lector, un presbítero o un obispo- ya que los asientos de los cuatro personajes sentados no serían tronos sinó cátedras y representarían diferentes jerarquías en la escala de la carrera eclesiástica. Otros, en cambio, piensan que las figuras sentadas se podrían interpretar como un matrimonio de la alta aristocracia y hay incluso quien duda de la función del edificio.





video