sábado, 31 de julio de 2010

Los siete infantes de Lara y el almuerzo en la piedra (Soria)

En las legendarias tierras de Soria, a la izquierda de un monte que llaman «El Tiñoso», se extiende la imponente sierra de Cortos y, a sus faldas, un pueblecito del mismo nombre. Sus habitantes vienen transmitiéndose por generaciones el relato de que allí, en la parte más alta de dicha Sierra, hay un lugar en que se detuvieron a descansar los siete infantes de Lara.

En una gran piedra que parece una mesa y es, en realidad, vestigio de un dolmen de época megalítica, se aprestaron los de Lara a comer y, como venían siendo hostigados por los moros durante varios días a través de las sierras de Cortos y de la que ahora se llama del Almuerzo –seguramente a causa de esta tradición-, pidieron a la Virgen María antes de almorzar que les auxiliara en aquel trance.

La Virgen se compadeció y dejó como prueba de que les había escuchado la huella de uno de sus pies y siete huecos en forma de plato sobre la losa para que los infantes pudieran alimentarse a su gusto y reponer sus fuerzas.

Dicen también los lugareños que algo debió de hacerles saber la Virgen sobre el fin que les esperaba porque bajaron a una aldea llamada Omeñaca, que hay en el mismo valle, y allí entraron a lomo de sus caballos a oír misa temprano para preparar su alma y su ánimo convenientemente antes de la batalla.

Tuvieron que abrirse entonces las ocho puertas que hay en la iglesia para que pasaran las cabalgaduras por siete de ellas y, es de suponer, que la Virgen entrara por la otra, aunque a la celestial señora –en verdad- no la vio nadie. Y aún se podía observar hasta no hace tanto tiempo que los ocho arcos del templo quedaron tapiados con adobe para que nadie volviera a pasar por ellos después de entonces.

Los de Lara, como es sabido, murieron a manos de los moros en la celada que les preparó su tío Ruy Velásquez como venganza por la afrenta que habían hecho a su mujer Doña Lambra en las tornabodas de su casamiento.

Y cuentan también en la Sierra de Cortos que sus huesos se encuentran desperdigados por aquellos lugares y que, en más de una ocasión, han sido encontrados por los perros de los pastores.

La leyenda de los infantes de Lara fue una de las narraciones populares más difundidas en España durante los siglos XVI y XVII, pero algunos romances derivados de los cantares de gesta medievales que tratarían el tema ya debían de ser bastante conocidos en el XV, pues –en el último cuarto de esa centuria- Diego de San Pedro contrahizo un fragmento del espisodio de las quejas de Doña Lambra en su artificiosa novela Cárcel de Amor. La historia de los infortunados infantes de Lara (o Salas) pasaría al teatro de nuestros siglos dorados, siendo tratada –entre otros- por Lope de Vega, quien pocos asuntos del pasado legendario español dejó sin abordar, en El bastardo Mudarra. Algunas frases de las que aparecían en estos romances se hicieron tan de uso corriente que Correas, Covarrubias o Melchor de Santa Cruz las citan como proverbiales: así, aquella puesta en labios de Doña Lambra de que los infantes habían amenazado con cortarle las faldas «por vergonzoso lugar» o la que dice: «Y faltaban por venir, los siete infantes de Lara».

Sin embargo, en la tradición oral reciente apenas queda recuerdo de aquella corriente romancesca en otro tiempo tan conocida y cantada, si bien algún romance tardío siguiera siendo transmitido por los judíos de Oriente. Otra cosa son las leyendas locales en prosa sobre lugares en que los infantes supuestamente estuvieron o en donde dejaron huella, que sí han llegado vivas hasta hoy. Y es una curiosa muestra de este tipo, la leyenda sobre la mesa en que los héroes habrían almorzado antes de su último combate, la que he elegido reelaborar para esta antología. Ha escrito Vicente García de Diego que «el tema de las huellas legendarias es inagotable», y –en efecto- las oquedades muchas veces originadas en las rocas por fenómenos naturales son frecuentemente interpretadas como vestigio de héroes o dioses, de gigantes o del diablo y, también, de las herraduras de los caballos de esos personajes míticos. «En unos casos –sigue diciendo el mismo autor- es la huella el determinante de la leyenda, forjada como explicación a la que invita la señal misteriosa».

Pero en muchos otros ejemplos, y ese parece ser el caso de la extraña mesa del almuerzo, «la existencia de una huella local –como apunta García de Diego- no es la idea propulsora de la leyenda, sino una mera ocasión para introducir un episodio» (García de Diego 1945, Vol. I: 21). He seguido, fundamentalmente, el relato que recoge Gerardo Escudero al respecto y que fue publicado primeramente en Recuerdo de Soria (1900, núm. 7, págs. 13-17) para reelaborar mi texto, valiéndome también de las narraciones que aún se cuentan en tierras sorianas sobre este curioso lugar y de lo que sobre la leyenda de los infantes publicó Florentino Zamora Lucas, quien además incluye el artículo mencionado (1984: 133-139).

Volvamos ahora a los cantares y romances en torno a los infantes. En resumen, lo que contaba la leyenda recogida en ellos viene a ser lo que sigue: a las bodas y tornabodas de Ruiz de Velásquez, señor de Vilviestre, con Doña Lambra de Bureba, del linaje de los condes de Castilla, acuden por razón de parentesco Doña Sancha, ya que era hermana de Ruy Velásquez, su esposo Gonzalo Gustios y sus hijos, los infantes. El motivo principal de la discusión familiar que originará la tragedia varía según las versiones, pero el más interesante quizá sea aquél que tiene que ver con el insulto que Doña Lambra profiere contra Doña Sancha -cuando ésta le afea su descarada conducta- por haber parido, precisamente, a siete hijos «como puerca en cenagal».

El parto múltiple fue entendido durante mucho tiempo como un signo de la promiscuidad de la madre, pues se pensaba que quien paría varios hijos a la vez había tenido relaciones con distintos hombres. Existen varias leyendas que se ocupan de este asunto, como la de Los Porceles de Murcia –que también sirvió de inspiración a Lope de Vega para una de sus obras-, y de ahí que el apellido Porcel (literalmente «cerdito» o «lechón»), haya estado ligado por generaciones a míticos orígenes, según se recoge en la novela de título El cor del senglar (o el corazón del jabalí), debida a un autor contemporáneo, que se llam –precisamente- Baltasar Porcel (1999).

Lo curioso es que muchas de estas narraciones nos presentan a madres avergonzadas por haber tenido siete o nueve hijos en un solo parto que se intentan desembarazar criminalmente de buena parte de ellos. García de Diego se refiere a una leyenda contada por la guardiana de las ruinas del monasterio de Arlanza a Menéndez Pidal en que los infantes habrían nacido de Doña Lambra (lo que parece una incongruencia legendaria) y ésta habría pretendido matar a todos menos uno; siendo descubierta por su esposo y puesta en la tesitura de tener que elegir entre todos cuál era el que había criado, la infanticida habría corrido en su caballo a arrojarse en la Laguna Negra, «allá en las sierras muy frías, por cima de Borbadillo de Herreros» (García de Diego 1945, Vol. I: 75).

Los romances siguen contando que, sintiéndose afrentada Doña Lambra por una u otra razón, se queja a su marido Ruy Velásquez de los insultos y deshonor de que ha sido objeto, hasta que consigue la promesa de éste de vengarse cumplidamente de los infantes. Fingiéndose desagraviado, manda Ruy Velásquez a Gonzalo Gustios hacia Córdoba con una carta escrita en árabe para Almanzor en que le dice puede matar al emisario y apresar a sus siete hijos que, sin saber nada, acudirían a la frontera de los moros con los cristianos.

Aunque los infantes son víctimas de una emboscada y mueren decapitados con su ayo Nuño Salido, Almanzor –sin embargo- perdona la vida a Gonzalo e incluso le concede a su propia hermana, con la que el caballero tendrá un nuevo hijo, el bastardo Mudarra. Cuando Gonzalo, finalmente, es liberado por Almanzor, la hermana del caudillo árabe le anuncia que va a tener un hijo suyo y Gustios parte un anillo dejándole a la mora la mitad, para que de este modo, si la criatura nace varón, pueda reconocer a su vástago en el futuro. Gustios, macabramente acompañado por las ocho cabezas decapitadas regresa a su tierra.

Y, con el tiempo, Mudarra González ya puesto al tanto de la terrible historia va en busca de su padre y, cumpliendo inexorablemente la venganza a la que es empujado por él, desafía y mata en duelo singular al traidor conde castellano, su tío Ruy Velásquez. Doña Lambra será quemada viva, según unas narraciones tras ser apedreada según otras al incendiar el héroe vengador la casa en que se encontraba y, según las últimas, en pública hoguera.

Mudarra resulta ser, a mi parecer, uno de los personajes más fascinantes de esta riquísima historia de odios familiares, pues ejemplifica por primera vez en el imaginario español lo que hoy se consideraría la fusión de las dos sangres (o, si se prefiere, las dos culturas), hijo de mora y cristiano, tiene en sus manos el hilo del destino y, por ello, es el que –finalmente-ejecuta la venganza.

jueves, 29 de julio de 2010

Lavacolla, El Monte do Gozo y Cotolay

Antiguamente, cuando el Camino estaba a punto de llegar a su fin, los peregrinos acostumbraban a parar en un arroyo que pasa por la localidad de Lavacolla, donde aprovechaban para bañarse. Dicen que de ahí viene, precisamente, el nombre de la localidad.

Después ascendían al Monte do Gozo, desde donde contemplaban una hermosa vista de la ciudad y la catedral. El gozo que sentían al ver su meta es lo que termina dándole nombre a este monte.

San Francisco de Asís peregrinó a Compostela hacia 1213 y tuvo una visión en la que el Apóstol Santiago le pidió que fundara un convento en esa localidad.

San Francisco se instaló en una ermita cerca del monte Pedroso, y por allí vivía un humilde carbonero llamado Cotolay, a quien el santo encargó la construcción. El carbonero no sabía cómo iba a llevar a cabo aquel trabajo, pues era extremadamente pobre y no disponía de recursos para afrontar aquella empresa. Pero el santo se limitó a pedirle que le acompañara a buscar el lugar donde iniciar la obra. Escogieron un terreno conocido por el nombre de “o Val do Inferno”, propiedad de un monasterio cercano y acordaron con el abad el pago de un cesto de peces cada año a cambio de la propiedad. Después se acercaron a una fuente que manaba en aquel terreno y San Francisco ordenó a Cotolay que excavara un hoyo. En él apareció un cofre lleno de oro y riquezas, gracias al cual Cotolay pudo cumplir el encargo, levantó el convento y aún le sobró dinero para vivir él durante el resto de su vida.













Imágenes de estos lugares del Camino de Santiago


miércoles, 28 de julio de 2010

El Violinista










Un hombre se sentó en una estación del metro en Washington y comenzó a tocar el violín, en una fría mañana de enero. Durante los siguientes 43 minutos, interpretó seis obras de Bach. Durante el mismo tiempo, se calcula que pasaron por esa estación algo más de mil personas, casi todas camino a sus trabajos.

Transcurrieron tres minutos hasta que alguien se detuvo ante el músico. Un hombre de mediana edad alteró por un segundo su paso y advirtió que había una persona tocando música. Un minuto más tarde, el violinista recibió su primera donación: una mujer arrojó un dólar en la lata y continuó su marcha.

Algunos minutos más tarde, alguien se apoyó contra la pared a escuchar, pero enseguida miró su reloj y retomó su camino.

Quien más atención prestó fue un niño de 3 años. Su madre tiraba del brazo, apurada, pero el niño se plantó ante el músico. Cuando su madre logró que comenzara a andar, el niño continuó girando su cabeza para mirar al artista. Esto se repitió con otros niños. Todos los padres, sin excepción, los forzaron a seguir la marcha.

En los tres cuartos de hora que el músico tocó, sólo siete personas se detuvieron y otras veinte dieron dinero, sin interrumpir su camino. El violinista recaudó 32 dólares. Cuando terminó de tocar y se hizo silencio, nadie pareció advertirlo. No hubo aplausos, ni reconocimientos.

Nadie lo sabía, pero ese violinista era Joshua Bell, uno de los mejores músicos del mundo, tocando las obras más complejas escritas por Bach, en un violín tasado en unos 3.5 millones de dólares. Dos días antes de su actuación en el metro, Bell llenó el aforo de un teatro en Boston, con localidades que promediaban los 100 dólares.

Esta es una historia real. La actuación de Joshua Bell de incógnito en el metro fue organizada por el diario The Washington Post como parte de un experimento social sobre la percepción, el gusto y las prioridades de las personas. La consigna era: en un ambiente banal y a una hora inconveniente, ¿percibimos la belleza? ¿Nos detenemos a apreciarla? ¿Reconocemos el talento en un contexto inesperado?

Una de las conclusiones de esta experiencia, podría ser la siguiente: Si no tenemos un instante para detenernos a escuchar a uno de los mejores músicos interpretar la mejor música compuesta, ¿Cuántas otras cosas nos estaremos perdiendo?

Pídele al Señor que puedas apreciar las cosas de la vida, pídele que te ayude a planificar tu tiempo de la forma más adecuada y a no malgastarlo.

martes, 27 de julio de 2010

Los Hornos de Castañeda y El Pico Sacro

Antiguamente, los peregrinos tenían costumbre de recoger una piedra en Triacastela y dejarla en los hornos de cal que había en Castañeda, cerca de Arzúa. Allí se preparaba el material para construir la catedral y ellos aportaban así su colaboración en la obra.

Más adelante, en las inmediaciones de Compostela, está el Pico Sacro donde, según las leyendas, hubo un palacio oculto en el interior de la montaña, al que se llegaba entrando por una cueva situada en la cima, propiedad de un terrible personaje al que los vecinos de la zona estaban obligados a pagar un diezmo de sus cosechas. Se creía que en su interior había un gran tesoro y, por eso, la entrada estaba vigilada por dos leones y dos gigantes dispuestos a aniquilar a cualquiera que se acercase por allí.

Un día llegó a un pueblo de la zona una mujer ciega que vagaba sin rumbo y enseguida la identificaron con una joven que había desaparecido años atrás.

Tras ser auxiliada, la anciana les contó que fue secuestrada de joven por un hombre que encontró en un camino y que podría ser, con total seguridad, el amo del oculto palacio. Fue obligada a convertirse en su amante y rodeada de lujo, pero sin poder salir de un encierro que duró varios años. Un día, tras quedar embarazada, dio a luz un niño de piel oscura y el hombre la acusó de haberle engañado con un criado moro que tenía. A partir de entonces, la convirtió en su esclava, sometiéndola durante años a infinidad de torturas, hasta que un día, vieja y ciega, consiguió escapar y regresar a su pueblo.






video


lunes, 26 de julio de 2010

Un paso más para convertirse en la ciudad del libro


William Shakespeare dialoga con el impresor más importante de Burgos en el siglo XV, Fadrique de Basilea, mientras las distintas autoridades escuchan con atención la conversación.
Valdivielso


El Museo Fadrique de Basilea abrió ayer sus puertas en la capital • Un sueño de Siloé Arte y Bibliofilia que se hizo realidad tras tres años de trabajo • Durante unas horas la literatura invadió las calles

C. Velasco (Ical) / Burgos



Puesta en escena trasladando a la capital al siglo XV con un imaginario encuentro entre Shakespeare, Cervantes y Fadrique de Basilea



Con un aceite que untó en el umbral del Museo de Libro y con el deseo de que «la sabiduría contenida en los escritos del edificio perdure a través de los siglos», la Celestina puso punto y aparte a los actos de inauguración de este lugar con el que Burgos puede aspirar a convertirse en Ciudad del Libro, según explicó Juan José García, uno de los fundadores de Siloé Arte y Bibliofilia, promotora de este proyecto.

Sin embargo, ayer lo importante no fue el futuro, sino el pasado, a través del patrimonio que se recoge entre estos muros y que recorre el camino de la escritura hasta la actualidad. Un arte que permitió que el centro de la ciudad acogiera a William Shakespeare o a Miguel de Cervantes, personajes encargados-junto al propio Fadrique de Basilea- de guiar a los asistentes a la puesta de largo de este museo con características únicas.

De la mano del impresor más importante de Burgos en el siglo XV llegó un diálogo con el escritor de El Quijote o con el creador de la famosa frase «Ser o no ser». Pero, mientras todo esto sucedía, dos caballeros a lomos de sus caballos captaban la atención de los invitados al evento y de muchos curiosos que se preguntaban sorprendidos a qué se debía aquella vuelta al pasado.

Todo empieza aquí

Antes de que la literatura invadiera las calles y que unos niños tuvieran el honor de convertirse en los primeros visitantes del museo, en la Sala Polisón del Teatro Principal, Manuel Zabalza (profesor de la UNED), José Antonio Fernández Flórez (paleógrafo) y Pablo Molinero (socio de la editorial Siloé) se encargaron de presentar el Libro de estudios de la Biblia Románica, el descubrimiento del Beato de Ginebra, los mapas del Itinerarium Sacrae Scripturae y el Beato de la Biblioteca Corsiniana.

Después de conseguir sobrepasar las fronteras de la imaginación, aunque todavía más cerca del cielo que de la tierra, los organizadores pusieron punto y final con un espectáculo pirotécnico en el Puente de San Pablo.




Espectáculo Pirotécnico en el Puente de San Pablo - Visita Museo del Libro - Escenificación William Shakespeare, Cervantes y Fadrique de Basilea


Testigos de esta puesta en escena fueron el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el alcalde de Burgos Juan Carlos Aparicio, o Juan Luis Arsuaga, codirector de Atapuerca, quien aseguró que «gracias a la escritura, el ser humano no ha acabado teniendo una cabeza muy grande», lo que provocó la risa de los allí presentes. No obstante, los protagonistas de esta «aventura», como la definía Fadrique, serán los visitantes que desde hoy mismo recorrerán las cuatro plantas del edificio para conocer de cerca la evolución de la escritura desde sus orígenes.



UN SUEÑO DE LUZ Y SONIDO

El Festival Evolution 2016 se estrenó anoche con un espectáculo pirotécnico mezcla de pólvora creativa y música electrónica



Los fuegos iluminaron el Paseo del Espolón y sorprendieron a un público abrigado para la ocasión. / FOTOS: VALDIVIELSO


C.VELASCO / BURGOS

El frío no acompañaba pero desde el momento en que comenzaron a sonar los primeros ritmos musicales, los asistentes al 'Electrosueños' cambiaron el gesto de la cara. Y es que, este espectáculo pirotécnico en el que lo visual y lo acústico eran igualmente importantes, dejó al público que se congregó en El Espoloncillo con un buen sabor de boca.


La época estival provocó que fueran pocos quienes disfrutaran de 'Electrosueños'


Candelas, monolitos digitales, cajas chinas tipo 'Mozart' y truenos de titanio dieron luz a un Paseo del Espolón sin iluminación, al tiempo que acompañaron durante quince minutos a las piezas de chill out, electrónico y house No ordinary morning (Chicane), Porcelain (Moby) y In my dreams (Kings of Tomorrow). Así dio comienzo el Festival Evolution 2016, una cita muy especial que une cultura y electrónica con motivo de la candidatura de Burgos a Capital Europea en 2016 y que se ha puesto en marcha por los organizadores del Electrosonic Festival.

Y HOY... MUCHO MÁS. Lo de anoche fue tan solo un aperitivo para lo que espera hoy, y es que, desde las 10 horas, la Plaza Mayor se convertirá en un entorno interactivo en el que los más pequeños podrán disfrutar de actividades lúdicas: juegos reunidos con los que los niños pueden grabar los sonidos que estos objetos emiten en el que una actriz relata una historia mientras el discjockey añade música y otra persona incluye las imágenes.

Además, los asitentes podrán conocer de cerca el instrumento más revolucionario de los últimos tiempos, el 'reactable'. Cubos con luces y dibujos que según su posición sobre la mesa van creando sonidos.

Ya por la tarde, a las 21 horas, tocará el turno de 'Enight' con una producción audiovisual que pondrá imágenes a siglos de evolución europea. Los protagonistas de la noche serán los alemanes Mo'Horizons con una combinación de electrónica, sonidos latinos, jazz, funk e incluso samba; y Ape Nation, con una mezcla de funky, disco y jazz con toques techno.

Este marco cultural contará además con la instalación interactiva (Cubensis Project), un grafiti láser en el que la gente podrá escribir en las fachadas qué significa para ellos 'cultura, Europa y evolución'. El festival finalizará en el Hangar, un lugar en el que, tras los conciertos, se darán cita discjockeys de relevancia nacional para presentar las últimas tendencias en electrónica. Tadeo y Damian Schwarts estarán acompañados por el artista burgalés Pure Hemp, Ío (Espiral Sonora), y Chema Nox e Ismael del Val (Orosco Producciones).












Si pinchas la imagen entraras "En la Historia del Museo del libro Fadrique de Basilea". Allí encontraras una amplia recreación facsimilar de códices y libros que han marcado la historia del hombre, además en este Museo del Libro Fadrique de Basilea se muestra una colección expositiva didáctica con el fin de acercar a los visitantes este fascinante mundo.

viernes, 23 de julio de 2010

Contra el estrés

Haz algo creativo todos los días.
El estrés puede hacerte sentir
como si tu vida se fuera limitando
paulatinamente. Actividades
creativas como pintar, cocinar,
bordar o tocar música amplían
el sentido de la vida y elevan
el espíritu.







jueves, 22 de julio de 2010

La Alegría del Perdón

Este trabajo forma parte de uno de los más hermosos trípticos húngaros medievales. Fue ideado por uno de los mejores exponentes del estilo gótico internacional para un altar lateral de la abadía benedictina de Garamszentbenedek. Coloswar creó un estilo propio, como se demuestra en el lenguaje formal individual de la pintura miniaturista. Esta pieza es una de las cuatro escenas de la pasión de Cristo: la cruz a cuestas camino del Calvario. Como tantas pinturas sobre la pasión de nuestro Señor es motivo de reflexión interior. Dios tanto amó al mundo que nos dio a su Hijo único. ¡Éste es el verdadero significado del misterio de la redención del mundo! Jesús es flagelado, coronado de misericordia, con la cruz a cuestas llevando consigo el peso de los pecados de todos los hombres y, finalmente, crucificado. Cristo muere para redimirnos del pecado y reconciliarnos con nuestro padre.

¡Que humilde grandeza la de Dios hecho hombre! ¡Y cuánto orgullo nos invade a los hombres para decir, simplemente: «Te perdono»!

¡Perdonemos y pidamos perdón! Esforcemos en perdonar a quienes nos vilipendian, a quienes nos ofenden, a quienes nos desprecian, a quienes nos acusan, a quienes nos juzgan. Por muy grande que haya sido el perjuicio que nos hayan causado. Perdonar no significa estar de acuerdo con lo que ocurrió ni dar la razón a quien te perjudicó. Perdonar significa ser misericordiosos.

¿Estamos resentidos? ¿Nos cuesta aceptar los errores ajenos, en el trabajo, en la familia, en la comunidad? Y nos hemos preguntado: ¿Acaso no estoy yo lleno de miserias y contradicciones? ¿Acaso no cometo yo errores? Cómo buen cristiano, ¿No debo ser un ejemplo de la misericordia infinita?

Juan Pablo II nos dejó escrito un bello párrafo sobre el perdón en una de sus homilías: «El perdón es alegría de Dios, antes que alegría del hombre. El empeño, las iniciativas, el trabajo de cada uno y de cada comunidad deben ser testimonio evangélico, enraizado en la experiencia alegre del amor y del perdón de Dios». En el perdón está el verdadero poder del amor. Y gracias al perdón y al saber perdonar, con corazón humilde y contrito, se liberan muchas de las ataduras que atenazan nuestra alma.

















ORACIÓN:

Señor, te pido la gracia de poder perdonar a todos los que me han ofendido en mi vida. Sé que Tú me darás la fuerza para perdonar y la capacidad de comprender en lugar de juzgar.

martes, 20 de julio de 2010

Bernardo del Carpio (Burgos y León)

En el castillo de los Condes de Luna, del cual quedan algunas ruinas junto al río de ese nombre que aún hoy se pueden ver en una de las altivas rocas que sirven de dique al pantano que allí se construyó después, dicen que pasó la mayor parte de su vida el desdichado Conde de Saldaña, Sancho Díaz. Tuvo éste –según cuenta la leyenda- amores con la hermana de Alfonso II el Casto de los que nacería un niño fuerte y hermoso al que llamaron Bernardo.

Los amantes se habían casado en secreto, o «a secretas» como se decía por aquel entonces, pero el rey que tenía otros planes para su hermana nunca quiso aceptar la relación ni el casamiento. Muy al contrario, cuando supo por medio de un criado indiscreto de Sancho que su hermana, la bella y enamorada Jimena, había parido un niño del conde, se enfureció –con una cólera impropia de un rey- mandando apresar a Sancho, que siempre le había servido fielmente. Y también ordenó matar al mensajero de tan nefasta noticia para que no pudiera vocear a otros lo que él consideraba la mayor de las vergüenzas. Alfonso, del que contaban que su castidad era tanta que hasta se abstenía de mantener relaciones con su propia esposa por si caía en pecado, no pudo soportar lo que suponía una afrenta para el honor de su familia. Pero, sobre todo, nunca pudo entender que su hermana y el conde pusieran el amor por encima de todas las demás cosas.

Así, Don Sancho Díaz fue llevado a su presencia cargado de cadenas, y el casto rey, para que no pecara más, y suponiendo que había pecado por la vista enamorándose de la belleza corporal de su hermana, hizo que le arrancaran los ojos con un hierro ardiendo y le enterraran de por vida en el Castillo de Luna. Allí Don Sancho pasó noches y días viendo como su barba y cabellos encanecían sin saber nada de su mujer ni de su hijo. A la triste Jimena, el rey la envió a un convento de clausura del que ya no volvería a salir y en donde penó hasta su muerte, lamentando que la alegría de haber tenido un niño con el hombre al que amaba hubiera causado tanta desgracia al conde y a ella misma; pero, sobre todo, temiendo por el daño que ello también pudiera provocar a la propia criatura.

Bernardo creció como pariente del rey en la corte leonesa, convirtiéndose en un guerrero diestro y valiente. Una pena le atormentaba, sin embargo, no saber quiénes habían sido su padre ni su madre. Cuando un malhadado día, en una de las luchas habituales que los caballeros sostenían en el palacio del rey cruzando sus armas como entrenamiento para la guerra, derribó estrepitosamente –llevado por su ímpetu fogoso- al que se tenía por mejor de todos, éste todavía en el suelo le gritó:

-Para ya, bastardo, que nunca dejarás de serlo por muy bien que creas pelear.

Bernardo, al escuchar tan ofensivas palabras, estaba dispuesto a matarlo allí mismo, pero sus amigos lo detuvieron. Quiso saber entonces por qué se atrevía semejante felón a llamar de esa manera a un familiar del rey y sus amigos tuvieron que contarle que era el propio monarca el que lo decía en privado. Esa tarde Bernardo se retiró a sus aposentos a llorar como un niño y, apiadándose de él, su aya Elvira se decidió a contarle la terrible verdad que no sabía y que ella misma había jurado a la ama Jimena que jamás le diría para no causarle más dolor: que sus padres, el conde Sancho y la infanta Jimena se amaron y casaron «a secretas», es decir, entre ellos dos porque no podían hacerlo de otra manera, pero que siempre se tuvieron por marido y mujer; que se alegraron con su nacimiento como sólo pueden regocijarse los padres que se aman profundamente y que el rey había actuado de modo cruel con ambos, como ya sabemos, llevado por una furia ciega y rencorosa: la de aquellos que no saben ni pueden amar.

Bernardo –lejos de consolarse- siguió llorando toda esa noche. Al cabo, hizo que le vistieran un negro ropaje de luto que prometió no quitarse hasta que volviera a ver a su padre y su madre. Y de esta guisa fue a ver al rey para reclamarle la libertad del conde. Pero Alfonso no solamente se la negó, sino que le envió al destierro con los pocos fieles que quisieran acompañarle. Reunió Bernardo a duras penas 200 hombres y salió para Carpio, en tierras de Salamanca, donde arrebató a los moros una plaza fuerte. Luchó contra todos, cristianos y sarracenos, y de todas las batallas salió victorioso adquiriendo gran renombre. Desde Carpio llevaría a cabo –incluso- repetidos saqueos y pillajes en los dominios de Alfonso aliándose con los moros cuando era preciso.

El rey, viendo que la tropa de Bernardo iba aumentando y que causaba gran sobresalto en el reino, se avino a negociar con él y lo llamó a su presencia. Bernardo –que en Carpio había sabido de la muerte de su madre sin haber podido llegar a verla- aceptó que el monarca y él se entrevistaran, pero con la condición de no entrar como vasallo en su corte, sino encontrándose en campo abierto y acompañado de sus guerreros. El rey tuvo que acomodarse a estas exigencias porque quería recuperar Carpio a toda costa y contar también con el invencible ejército de Bernardo en futuras guerras, ya que planeaba pactar con Carlomagno y juntos atacar al moro Marsilio, señor de Zaragoza.

Cuentan las crónicas y romances que el encuentro no fue nada amistoso, que Bernardo discutió con el rey y hubo un momento en que el héroe y sus hombres echaron mano a las espadas, cuando Alfonso se atrevió a decirle que procedía de un linaje de traidores y el de Carpio contestó:

-Me llaman bastardo siendo hijo de vuestra hermana. Vos y los vuestros lo decís, ya que ningún otro se atrevería a hacerlo. Y cualquiera que lo diga miente, pues ni mi padre fue nunca traidor ni mi madre mala mujer, porque cuando yo nací mi madre y mi padre ya se habían casado. Nunca he sido traidor ni nadie de mi linaje lo fue jamás. Tampoco soy bastardo, sino sangre de vuestra sangre.

Pero fuera como fuese aquel tenso encuentro, finalmente Alfonso cedió y le dijo a Bernardo que liberaría a su padre. Bernardo sospechaba –como otros nobles de la propia corte de Alfonso- que el rey había pactado con Carlomagno que éste le ayudara en su asalto contra Zaragoza a cambio de la promesa de dejarle cuando muriera el reino francés, ya que Alfonso era tan casto que ni había tenido descendencia ni parecía probable que fuera a tenerla.

Ello inquietaba a algunos cortesanos que no querían que el reino cayera en manos de un rey extranjero, pero enfurecía a Bernardo más que a ninguno, pues se sabía ahora el verdadero sucesor de la corona al ser sobrino de Alfonso. Se retiró Bernardo a su campamento y meditó la propuesta. No podía pasar la oportunidad de ver a su padre por primera y, quizá, última vez.

Bernardo y el rey acordaron que éste enviaría al conde de Saldaña a Carpio mientras Bernardo se reunía con sus tropas y las de Carlomagno para asaltar Zaragoza. Bernardo –sin embargo- no lo hizo, prefirió salir al encuentro de su padre para asegurarse así de que Alfonso cumplía su palabra. Y la cumplió, pero de la más triste manera que podía hacerse, pues cuando sus emisarios llegaron al castillo de Luna el prisionero ya había muerto en esos días.
El rey mandó que metieran el cuerpo en agua para que se le ablandaran las carnes, que lo vistieran con ropas de gala y lo sentaran en una rica silla de manos que sus criados llevaron en dirección a Carpio. Cuando Bernardo se encontró con la macabra comitiva, fue a besar la mano de su padre y la encontró extrañamente fría, descubriendo después al momento el engaño. Enterró a su padre en Saldaña y, juntando a toda su tropa, se unió al ejército de Marsilio en Aragón para dirigirse luego a Roncesvalles.

Allí esperaron a los franceses, que –seguros de sus fuerzas- cabalgaban despacio y desprevenidos con los doce pares del emperador Carlomagno a la cabeza. Bernardo, vestido a la morisca para no ser reconocido, había reunido a todos los hijosdalgos de Asturias y León que no querían monarcas extranjeros. Los mejores caballeros de Carlomagno murieron en la sangrienta batalla. De nada sirvió que el famoso Roldán tocara varias veces su cuerno para avisar a los suyos de la emboscada.

Y de Bernardo ya no se volvió a saber. Hubo quienes dijeron que había muerto también en el combate, quien lo vio pelear mano a mano con Roldán. Otros dicen que volverá siempre que España vuelva a ser invadida, reencarnado en el héroe necesario.

Tan conocido y apreciado llegó a ser el romance que habla del desafío de Bernardo del Carpio al rey que, como composición musical popularísima en la época, fue recogido en el siglo XVI por Francisco de Salinas en su tratado De musica Libri Septem. Los ejemplos que tomó Salinas para ilustrar su tratado sólo transcriben el primer verso:

A caballo va Bernardo / por las riberas de Arlanza

Pero por otras versiones, como la ofrecida por Juan de Timoneda en su Rosa española, segunda parte de Rosas de Romances (Valencia, 1573) sabemos que el comienzo del romance proseguiría –más o menos- así:

(A caballo va Bernardo / por las riberas de Arlanza)
con un caballo morcillo / enjaezado de grana,
gruesa lanza en la mano / armado de todas armas.
Toda la gente de Burgos / le mira como espantada,
porque no se suele armar / sino a cosa señalada.

…………………………………………………………………………….

-Bastardo me llaman, rey / siendo hijo de su hermana,
y del noble Sancho Díaz / ese Conde de Saldaña:
Dicen que ha sido traidor / y mala mujer su hermana.
Tú y los tuyos lo habéis dicho / que otro ninguno no osara:
mas quien quiera que lo ha dicho / miente por medio la barba;
mi padre no fue traidor, / ni mi madre mujer mala
porque cuando fui casado / ya mi madre era casada.
Pusiste a mi padre en hierros / y a mi madre en órden santa,
y porque no herede yo / quieres dar tu reino a Francia.
(Marcelino Menéndez Pelayo, Antología de poetas líricos castellanos, Vol. VIII, 1945: 97-98).

Ramón Menéndez Pidal hace notar la incoherencia de que (según la versión publicada por Timoneda, pero no en otras manuscritas del mismo siglo) esta acción se sitúe en Burgos y no en León, que es lo que estaría más en consonancia con las crónicas y relatos existentes sobre el héroe.

El mismo estudioso constata también cómo la materia legendaria referente a Bernardo ha persistido –si bien fragmentariamente- en la tradición romancística moderna, del mismo modo que –como hemos visto- son algunos romances sobre Don Rodrigo lo que más vivo se mantuvo de la leyenda del rey en la cultura oral española hasta hoy (Menéndez Pidal 1969: 67-84).

Las leyendas en torno a Bernardo del Carpio parecen surgir como réplica española a las francesas importadas del ciclo carolingio que proporcionaban una visión épica y, en gran medida, fantástica del la batalla de Roncesvalles. Bien puede suponerse que en la región de los valles pierenaicos existiera alguna memoria de aquella batalla y que los caballeros francos en sus incursiones contra los árabes, así como los peregrinos que hacían el camino de Santiago recogieran esta leyenda local y la difundieran por Francia en los siglos XI y XII, volviendo a entrar por el norte de España nuevamente rehecha después (García de Diego 1958, Vol. I: 123-125).

El caso es que, a través de tradiciones tanto orales como escritas, la leyenda de Roncesvalles continúa estando ligada al peregrinaje jacobeo y viajeros por León como Víctor de la Serna o Miguel Naveros se hacen eco en el pasado siglo del heroico pero contradictorio personaje, admirándose de su misteriosa desaparición y llegando a poner en duda –en el caso del primero de estos autores- su realidad histórica (Viajes y viajeros por tierras de León 1984: 320-321 y 358-359). Pero tanto si Bernardo existió como si no, en el siglo XIX –según recoge Davillier- todavía se cantaban en tierras salmantinas estrofas como la siguiente, que no sabemos que si, con leve humor, se preguntan también sobre su verdadera existencia o la veracidad de sus hazañas:

Bernardo estaba en el Carpio
y el moro en el Arapil,
como el Tormes va por medio
no se pueden combatir.
(Davillier 1984: 304)

Bernardo coincide con Roldán en sus orígenes conflictivos (ambos son hijos de hermanas de rey que los engendran como fruto de amores clandestino) y en unas mocedades belicosas y casi pendencieras. Pero Roldán muere tocando su trompa de marfil y Bernardo desaparece apuntando hacia un enemigo que no es moro sino francés. Bernardo es la contrafigura del héroe franco que, al no morir –legendariamente hablando-, siempre puede regresar para desenvainar de nuevo su espada.

sábado, 17 de julio de 2010

Esto es África








Si pinchas la imagen puedes ver o descargar una presentación power point dedicada al Mundial de Fútbol de Sudáfrica 2010
















Si pinchas la imagen puedes ver o descargar una presentación power point de "Los Campeones del Mundo"







FELIPE FERNÁNDEZ

11.07.2010 - 23:02 h

Es una realidad, pueden pellizcarse si quieren, España es Campeona del Mundo por primera vez en su historia. Campeones con todas las letras, el sueño iniciado por Luis Aragonés en Austria ha sido finalmente realizado de manera exquisita por Vicente del Bosque. El fútbol ha hecho justicia con un país que llevaba 80 años esperando a traer a Madrid la Copa del Mundo.

'La Roja' se ha hecho con un Mundial en el que empezó de forma dubitativa por culpa del tropiezo ante Suiza pero que a medida que han pasado los días ha demostrado que las quinielas que le daban como favorita hace un mes no se equivocaban. España es el octavo país en ganar un Mundial y el primer combinado europeo que lo logra fuera del viejo continente.

Un gol de Iniesta en el minuto 116 ha dado a 44 millones de ciudadanos una alegría inédita y ha hecho justicia en un partido en el que Holanda sólo se dedicó a dar patadas gracias a la permisividad de un arbitraje vergonzoso.

Fue Holanda quien primero puso el balón en juego pero no tardo mucho en olvidarse de él. 'La Roja' salió a lo grande, desplegando un juego de toque y con ambición como el que aún recuerdan en Alemania. Los 'oranje' no obstante no estaban incómodos sabedores que cuando España juega así poco pueden hacer salvo desestabilizar a los de Del Bosque a base de patadas.

A los cuatro minutos, a punto estuvo Sergio Ramos de hacer justicia en el marcador con un cabezazo al saque de una falta lanzada por Xavi pero el portero Sketelenburg desvió el balón. La siguiente llegada con peligro española también tuvo al 'Tarzán' de Camas como protagonista tras una internada por banda derecha con su posterior disparo que la defensa despejó a córner. Villa también rozó el gol tras el saque de esquina que provocó Ramos con una volea que se salio por el lateral.

A partir del minuto 15' fue cuando comenzó la carnicería. El árbitro inglés Howard Webb se lió a sacar tarjetas pero tarjetas amarillas cuando tenía que haber enseñado mínimo alguna roja a los holandeses. Van Bommel y Van Persie podían haberse despedido del Mundial pero sin embargo sólo fueron advertidos con una leve amonestación.

Holanda ya había conseguido lo que quería, romper el partido. Y todo gracias a un arbitraje indigno de una final de un Mundial, el que estaba protagonizando el colegiado que aireó que "no dormía cuando se equivocaba", Howard Webb. Sufrirá insomnio durante más de un mes después de esta final.

Los últimos minutos eran un quiero y no puedo. España trataba de hacer lo que tocaba, es decir, jugar a fútbol y Holanda se esforzaba en seguir haciendo faltas bruscas como las que hicieron De Jong o Sneijder.

Patadas, patadas y Webb de espectador

La segunda parte era una continuación, pero esta vez el desquiciamiento que perseguían los holandeses surtía mayor efecto.

Tanto era así que la final pudo haberse roto a favor de los de naranja en el 61' si en la portería española no estuviera el mejor portero del mundo, Iker Casillas. Sneijder habilitó con un gran pase a Robben que se quedó mano a mano con el 'santo' tras un error gravísimo de los centrales.

El guardameta de Móstoles aguantó en pie el mismo tiempo que le duró a todo el país el contenerse la respiración. En el último instante, Casillas sacó su pie derecho para deviar a córner el disparo de Arjen.

España la tuvo, y por dos veces. Navas entró en el césped en lugar de pedro para volver loco al amonestado Gio. Así lo hizo nada más saltar y un centro raso y fuerte desde su banda no acertó a despejar Heitinga y Villa se encontró el balón en el área pequeña. Esta vez no acertó a marcar como en las cinco veces que lo ha hecho en este Mundial.

Poco después era Sergio Ramos el que pudo marcar al rematar sólo un centro desde la esquina. Esta vez, el defensa del real Madrid no supo meterla como lo hizo Puyol en semifinales.

En los últimos minutos del tiempo reglamentario volvió a resurgir 'el santo' de España para enmendar el error gravísimo de Puyol al que Robben le robó la cartera a lo Fernando Torres en Viena pero esta vez estaba Casillas.

Con el cambio de Cesc por Xabi Alonso se volvían a llenar las reservas de ilusión de todo el país porque la prórroga era ya inevitable.

La prórroga soñada durante toda una vida

Los treinta minutos suplementarios han sido los que todos hubieran soñado. España erre que erre con su estilo, esa gestión del balón hecha con mimo era el único y el mejor camino para entrar en la historia para siempre.

Cómo no, el inglés se comió un penalti en el primer minuto de Heitinga sobre Xavi pero aún así lo importante era que España creaba ocasiones.

La tuvo Cesc en un tres para uno ante Gio en el 96', la tuvo después Iniesta en el 98' y la tuvo Navas en el 100'; pero la gloria estaba reservada para un jugador que se había puesto una camiseta en honor al fallecido Dani Jarque porque había soñado con marcar en la final y dedicarle el gol.

Minuto 116, las 22:55h. en España, Cesc le da un balón de gol a Iniesta para que se acomode antes de disparar. Unos segundos para chutar que parecieron siglos pero que valieron la pena porque el Jabulani dorado de la final superaba a Sketelenburg y se convertía en el 1 a 0 al mismo tiempo que 44 millones de personas gritaban gol como nunca lo habían hecho.


Así cantó RNE el gol de Iniesta














Andrés Iniesta transforma en realidad el sueño de todo un país con un genial golazo que canta Antonio Muelas en 'Tablero Deportivo' de Radio Nacional. El 0-1 en el minuto 116 que vale una Copa del Mundo, la primera de la mejor España de todos los tiempos (11/07/10).

Minuto 116, las 22:55h. en España, Cesc le da un balón de gol a Iniesta para que se acomode antes de disparar. Unos segundos para chutar que parecieron siglos pero que valieron la pena porque el Jo' Bulani dorado de la final superaba a Sketelenburg y se convertía en el 1 a 0 al mismo tiempo que 44 millones de personas gritaban 'gol' como nunca lo habían hecho.








video








Demasiado bonito para creérselo si nos lo hubieran contado, quedaban algo más que cuatro minutos para el final y eso sería un mundo para cualquier equipo menos para 'La Roja'. Esta selección es mucho más que un equipo, es un grupo de personas ante todo que cuando se ponen a jugar lo hacen como los ángeles.

Un grupo de futbolistas que han nacido en los ochenta, en el que la mayoría no había nacido ni siquiera cuando España le metió 12 goles a Malta, un grupo que sólo conoce a los Gasol, Nadal, Contador, Alonso, Lorenzo y compañía levantando un título tras otro y que no conocen ese pesimismo que acompañaba a España hasta ahora.

Cuando Joseph Blatter entregó todas las medallas, Casillas ya estaba subido en lo alto de la tarima para recibir la copa, enfocarla al cielo, pasársela a los compañeros y romper a llorar.


Ya está hecho, el cielo ha sido conquistado por 23 estrellas que brillan en Sudáfrica al ritmo que impone el mejor entrenador. El país se lo merece, eran 80 años acudiendo a Mundiales y volviendo de vacío. Una historia real que se podrá contar a partir de ahora a los nietos.






España levanta la copa de Campeona del Mundo







video








El pulpo Paul elige como campeona a... ¡España!

09-07-2010

El cefalópodo más famoso del mundo, el pulpo pitoniso Paul, del acuario de Oberhausen en Alemania, ha hecho su pronóstico para la final del Mundial 2010 entre Holanda y España. Y se ha vuelto a decantar por la 'Roja'.






Andrés Iniesta adelanta el marcador a España en el minuto 16 de la prórroga EFE




Guerra de almohadas y una fiesta enorme en el avión de vuelta




LAURA G. TORRES - MADRID

12.07.2010 - 13:31h

Los campeones del Mundial de Fútbol 2010 no han dado tregua a las celebraciones desde anoche, ni siquiera a bordo del avión de Iberia que los trae de vuelta a España desde Sudáfrica.

Según han contado los reporteros de TVE que han viajado junto a la 'Roja', Rubén León y Silvia Barba, varios jugadores han decidido que no era el momento de dormir sino de celebrar y Villa y "Dj Ramos" se han paseado por la zona en la que estaban sentados los periodistas despertándoles para seguir celebrando la victoria durante las diez horas del viaje de vuelta.

Los futbolistas no se han quitado la medalla del cuello en toda la noche y se han mantenido despiertos compartiendo su alegría con todo el pasaje. Jugadores y periodistas han bailado, comido y bebido "agua con y sin gas" y se han disputado una guerra de almohadas a bordo del Airbus A-340/600.

Una tarta en forma de camiseta y 48 botellas de cava

Langostinos, tarta y cava han hecho más llevadero el vuelo IB-2801, de diez horas de duración, que partió esta madrugada a las 04:50 horas desde Johannesburgo.

Uno de los aparatos más nuevos adquiridos por Iberia, de nombre 'Isaac Albeniz' y con capacidad para 342 pasajeros, ha transportado a los jugadores españoles, a varios familiares y periodistas. El Airbus lucía en sus laterales el lema "Campeones" y un expresivo "Orgullosos de nuestra Selección", según han informado a RTVE.es fuentes de Iberia.

Jugadores y equipo técnico han ocupado los 42 asientos de clase bussiness plus del aparato, pilotado por el comandante José Antonio Revuelta, a cargo de una tripulación de 14 personas (dos pilotos más, un sobrecargo y 10 tripulantes de cabina de pasajeros). De ellos, sólo el sobrecargo, Pedro Fernández Ortega, ya vivió algo parecido en la Eurocopa 2008, cuando viajó también con la Selección.

Los Iniesta, Xavi y compañía han disfrutado a bordo de una cena y un desayuno. Para cenar, ensalada, cola de langostinos marinada y setas marinadas, judías verdes, solomillo de ternera estofada al vino tinto con guarnición de cebolla roja y manzana caramelizada, tabla de quesos Chevin y Cheddar, ciruelas pasas deshuesadas y pastel de fresas y pan. Para desayunar, varias piezas de fruta variada, tortilla francesa, jamón cocido, lomo de cerdo, croissant y yogurt.

Además de todo esto, los jugadores han dado buena cuenta de una tarta en forma de camiseta de la Roja con la inscripción "Enhorabuena Campeones del Mundo", que podían acompañar con 48 botellas de cava y de barritas de chocolate.

Les va a hacer falta toda esta comida en el cuerpo para aguantar toda la jornada de celebraciones.

La selección española recibe el cariño de la Familia Real y el presidente del Gobierno Don Juan Carlos:

"Gracias por hacer realidad los mejores sueños"
Zapatero: "Esta Copa la han ganado los jugadores, pero es de todos"
Iniesta, protagonista inesperado en La Moncloa: "Si lo sé no marco"







video







-->

video






video








video






video











video








video





El capitán de España besa a su novia, la reportera Sara Carbonero









Cientos de miles de aficionados, con los campeones




-->


video


-->
El guardameta vuelve a lucirse







-->
Reina y Ramos le cantan a Casillas y Sara en el avión
-->





















PEDRO LÓPEZ MANJÓN

12.07.2010 - 19:01h

El Palacio Real ha sido la primera parada de la selección española en su periplo por la capital, donde fueron recibidos por los Reyes, los Príncipes de Asturias y la Infanta Elena.

La recepción ha tenido lugar en el 'Salón de columnas'. Allí todos los jugadores han recibido el saludo de la Familia Real. Especialmente emotivos han sido los abrazos de Don Juan Carlos a Iker Casillas, Vicente del Bosque, Xavi, Villa, Iniesta y Puyol.

Después, Don Juan Carlos, en unas emotivas palabras, ha asegurado que el título ganado en Sudáfrica es "un triunfo bien merecido de una selección excepcional que ha hecho realidad el sueño de todos los españoles".

"Sois un ejemplo de trabajo en equipo"

"Han proyectado el nombre de España en todo el mundo. Estos son los sentimientos que como Rey quiero trasladaros con el mayor los abrazos, mi gratitud y mi más sincera enhorabuena", continuó Don Juan Carlos, para quien los jugadores "sois un ejemplo de deportividad, de trabajo en equipo".

Además, el Rey dio la enhorabuena a Vicente del Bosque, que "siempre tendrá mi reconocimiento" y concluyó dando las gracias "por vuestro ejemplo y vuestro espíritu. Viva la selección española y viva España".

Las Infantas Leonor y Sofía, con la Copa

El protagonismo del acto también lo han tenido las hijas de los Príncipes, Leonor y Sofía, vestidas con la camiseta de la selección y que han podido tocar la Copa de Campeones del Mundo y ponerse la medalla que les han prestado los jugadores.

Los futbolistas, vestidos con la camiseta roja y pantalón de chándal azul, han regalado al Rey la camiseta de la selección con la estrella de campeón mundial y firmada por todos los miembros del equipo.

La Moncloa, segunda parada de La Roja

Pocos minutos antes de las siete de la tarde, la selección española llegaba al Palacio de La Moncloa, donde fueron recibidos por el presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, que saludó a todos los miembros de la expedición. Allí también se encontraba el hijo de Vicente del Bosque, que también ha saludado al presidente y ha podido levantar la Copa del Mundo.

Posteriormente, Rodríguez Zapatero ha recibido la Copa de manos de Casillas y, ante la petición de todos los seguidores, ha botado con el trofeo en la mano. Un minuto después le imitaban los jugadores.

Casillas: "El nombre de España, en lo más alto"

El primero en hablar en La Moncloa fue el técnico español. Vicente del Bosque ha asegurado que "no hay un lugar mejor que este para agradecer el apoyo de los aficionados. Es un éxito de todos y del fútbol español, desde el club más humilde al más grande. Muchas gracias a todos".

Tras el míster, Iker Casillas, ha asegurado que la selección ha traído la Copa "porque lo hemos merecido. El nombre de España va a estar en lo más alto durante los próximos cuatro años. ¡Muchas gracias por todo y viva España!", ha terminado el capitán.

Zapatero: "Esta Copa es de todos los españoles"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha dado la enhorabuena en su discurso "a los campeones y a España por este triunfo histórico" y ha afirmado que "esta es la victoria de los 23 jugadores, pero detrás han tenido la fuerza unida de todos los españoles para que España brille con fuerza en todo el mundo".

"Esta Copa la han ganado ellos, pero es de todos los españoles. Nos han llevado a la cima del fútbol mundial. Lo han conseguido, gracias a todos vosotros", ha dicho el presidente, quien ha destacado las actuaciones de dos jugadores: Casillas e Iniesta.

Iniesta, protagonista inesperado

Para el centrocampista del FC Barcelona, Andrés Iniesta, autor del gol que ha dado a España el Campeonato del Mundo, Zapatero ha tenido unas palabras especiales. "No hay mejor referente para nuestra juventud, por su calidad personal y por su talento. Gracias por acordarte de Dani (Jarque) -jugador del Espanyol fallecido hace ahora un año- en un día importante para España".

El futbolista, empujado por sus compañeros, le regaló una camiseta al presidente en nombre de todos. Entre los gritos de sus compañeros y de los centenares de personas que se han reunido en el Complejo de La Moncloa, Iniesta, avergonzado, ha llegado a bromear con un "si lo sé no marco el gol" y ha asegurado que "esta copita es de todos".