martes, 23 de febrero de 2010

Contra el estrés

Se fiel a ti mismo para poder
llevar a cabo lo que más te
importa en la vida. Puedes
liberarte de responsabilidades
que ya no obedecen a su finalidad
original y negarte a emprender
nuevas tareas que no te sirven
para nada.





lunes, 22 de febrero de 2010

Promo Cuaresma 2010


alaGLORIA | Promo Cuaresma 2010 from alaGLORIA on Vimeo.






Vídeo-promo de la Tertulia Cofrade Pozoalbense para la Cuaresma y Semana Santa de 2010 en Pozoblanco.



























Cuaresma, tiempo de cambiar.... Música con valores.

viernes, 19 de febrero de 2010

Tiempo de Cuaresma









Sentido de la Cuaresma, desde el Miércoles de Ceniza al quinto domingo.





















Motivacion a vivir la Cuaresma como un tiempo para cambiar, para pasar de la muerte a la Vida.


sábado, 13 de febrero de 2010

Rompe las cadenas

Conocí a Raúl en un seminario, tres años después de haber sido liberado de un secuestro. Sus captores lo habían encerrado en un armario durante seis meses amarrado con cadenas.

Me hablaba con un entusiasmo pleno de ilusiones y de afecto, parecía feliz a pesar de haber soportado una experiencia tan dolorosa y destructiva.

- ¿No sientes rabia o rencor contra tus captores? -le pregunté abiertamente-.

Me miró, se frotó la cara con las manos y su rostro se ensombreció por un instante.

- Acabo de salir, -respondió con firmeza-, no fue fácil. Mi desesperación y mis rencores eran mi peor tortura, pero un día decidí que ya no quería cargar más las cadenas.

- ¿A qué te refieres? -dije intrigado-.

- Yo estuve secuestrado con otra persona, -replicó-. Nos liberaron al mismo tiempo. Después me la encontré, rabiosa y amargada, sólo hablaba de su pasado, del daño irreversible que le habían causado, de lo crueles que habían sido, de lo feliz que se sentiría el día en el que se hiciera justicia.

Guardó silencio por un instante, como si revisara sus propias reflexiones.

- ¿Sabes? -prosiguió después de una pausa-, al ver a esta persona me dí cuenta que daba lo mismo que lo hubieran liberado, que su cuerpo estuviera libre, porque él había decidido continuar secuestrado en su mente, en su dolor, en su pasado. Prefería pensar en sus captores, no disfrutaba de su familia, ni de la posibilidad de construir el presente ni el futuro que le dio la vida.

- Pero, ¿cómo se puede olvidar algo tan duro? –seguía interrogando-.
-Mis captores me quitaron la libertad, pero no voy a permitir que me quiten mi tranquilidad. Si yo continúo alimentando este rencor, les
estaré dando mi vida; es cómo si eligiera llevarlos conmigo en cada momento, por el resto de mis días. Ni mis seres queridos ni yo nos
merecemos eso, la verdadera venganza será mi felicidad, dejarlos atrás y disfrutar de cada instante de mi vida.

Hizo una pausa y miró hacia adelante con una expresión alegre.
- Las verdaderas cadenas -concluyó- las tenemos en nuestra mente cuando decidimos continuar apegados al dolor, al resentimiento o al pasado. Eso es peor que un armario oscuro, -dijo con énfasis y prosiguió-, yo prefiero que los míos me recuerden como alguien que supo reacoger la alegría de la vida y no como alguien que se quedó alimentando la rabia y la autocompasión.

¿Cuáles son las cadenas que podrías empezar a soltar ahora? ¿Cuáles son los eventos pasados o presentes que puedes dejar de alimentar con rabia o dolor?. En cada momento puedes decidir agravar tu herida o empezar a sanarla para siempre.

sábado, 6 de febrero de 2010

El sufrimiento generoso

En esta pintura, el centro de atención es una joven muchacha recostada en una cama. Su débil cuerpo se apoya en una cómoda y gruesa almohada sobre la que revolotean sus finos cabellos pelirrojos. Una manta espesa cubre sus delicadas piernas. A su lado, la figura de una mujer, con la cabeza reclinada, de la que no podemos ver sus rasgos tristes y dolorosos. No es capaz de mirar a la joven que se despide de la vida. Sin embargo, en la mirada de perfil de la niña observamos destellos de paz y recogimiento. La niña es consciente de que el misterio de la muerte está cercano. Las manos de ambas mujeres se entrecruzan. Están pintadas de una manera simple. Munich ha dejado conscientemente de delinear la forma de los dedos. Un cuadro que nos habla de la fragilidad de la vida. El dolor es para la persona un misterio que Munich sufrió en carne viva a consecuencia de la muerte de su hermana. Un misterio que tantas veces la razón no comprende. Muchas veces nos preguntamos por qué si el hombre está llamado a la vida feliz tiene el dolor y la enfermedad tan presente en sus vidas. Y es lógico que nos preguntemos por qué sufrimos y qué sentido tiene el sufrimiento. Son cuestiones que el hombre se plantea abiertamente cuando se haya postrado en una cama -como la jovencita del cuadro- durante una convalecencia. El enfermo es testimonio activo del anuncio evangélico porque desde su propia fe, desde su propia experiencia y desde su propio dolor va al encuentro de Cristo.

Aunque es fácil de escribir, sólo en el sufrimiento puede el ser humano encontrar el sentido a la vida. Sólo participando del sufrimiento existe redención para el hombre. Es por eso que cuando el hombre sufre, ante el enigma del dolor, únicamente puede lanzar un mensaje de compromiso verdadero. ¡Señor que se haga tu voluntad y no la mía! El dolor y el sufrimiento, cuando tienen la proximidad, la adhesión y la solidaridad de Dios, adquieren otra dimensión más intensa y esperanzada. El sufrimiento vivido con generosidad da sentido a la vida. En la vida del hombre incluso el sufrimiento y la muerte, por muy duro que parezca, tienen su sentido. El enfermo es portador del gozo del Espíritu Santo.

En este óleo, de trazos espesos y oscuros, se comprende que el sufrimiento de la joven niña no supone una carga sino que constituye un elemento salvífico. En su camino del sufrimiento la niña, arropada por la mujer que se encuentra sentada a su lado, no está sola. Ambas comparten el dolor. La mujer sirve con amor y generosidad. No realiza una obra humanitaria, ejerce únicamente una labor evangélica. Ante el enfermo, la Iglesia llama a estar al lado de los que sufren y cultivar el amor redentor proclamando la Buena Nueva del Reino.

viernes, 5 de febrero de 2010

El Nacimiento de Venus - Sandro Botichelli





Si pinchas la imagen puedes ver la página web de "Histodidáctica" Enseñanza de la Historia/Didáctica de las Ciencias Sociales con "Animaciones y Juegos".

Dentro de la Didáctica de la Historia de Arte "El nacimiento de Venus", de Sandro Botichelli: Animación (imagen y sonido) que explica, de forma amena, la composición del cuadro, su forma de realización, y el contexto histórico en el que surge la obra. Se incluye biografía de Sandro Boticelli e imágenes de sus principales obras.

Pertenece al CD que acompaña al libro de: M. ALVARO Historia del Arte. Madrid: Anaya 2003. Está realizada por los equipos editoriales de Anaya basados en el guión de Adolfo Gómez

jueves, 4 de febrero de 2010

La Perfección del Perdón

En el momento actual hay una excesiva frivolización de esa hermosa palabra que es el perdón. El perdón puede ser un gesto de gran generosidad, pero para que sea perfecto requiere el arrepentimiento del perdonado. No puede ser un regalo sin más, el perdón sin arrepentimiento puede mostrar la generosidad de quien lo otorga, pero en ningún caso puede juzgarse por su contenido ya que éste se basa en la aceptación.

Uno de los cuadros más interesantes en este sentido es La rendición de Breda, coloquialmente conocida como Las Lanzas. Este lienzo fue pintado por Diego Velásquez para ser colgado en el Salón de Reinos, diseñado por Felipe IV en el Palacio del Buen Retiro de Madrid. El proyecto del soberano era recrear a lo largo de las paredes de la regia estancia alguno de los episodios patrios más gloriosos. La rendición de Breda fue un acontecimiento militar de primer orden. Velásquez lo representó de una manera no habitual, ya que en ningún caso puede calificarse como un cuadro bélico o una recreación victoriosa.

A pesar de las sonrisas de los protagonistas principales, el fondo humeante marcado por la destrucción nos recuerda que estamos en una guerra. En primer planos vemos como Justino de Nasau, gobernador holandés de Breda, le entrega las llaves de la ciudad al general español Ambrosio Spínola. Pero como decía antes no estamos ante la contemplación de generales triunfantes y ejércitos humillados, sino ante el encuentro de dos antiguos enemigos convertidos ya en aliados. El holandés muestra su cerviz en la entrega de las llaves, pero Spínola no las recibe en actitud humillante sino que le recoge con un abrazo como se recoge a un amigo después de perdonarle.

Cristo, a pesar de nuestras incontables ofensas, nos recibe siempre con un amor y un cariño sólo comparable con el del padre. Esa debe ser nuestra actitud ante la petición de perdón, no debemos mostrarnos altivos, ni siquiera benevolentes, sino que en ese mismo momento debemos olvidar cualquier ofensa y convertir el perdón en una exaltación de la amistad. Si así lo hacemos, nuestra recompensa será grande.







ORACIÓN:

Oh Dios, que has puesto la plenitud de la ley en el amor a ti y al prójimo, concédenos cumplir tus mandamientos para llegar así a la vida eterna.

martes, 2 de febrero de 2010

Jesús Martín Dochado












Si pinchas las imagenes puedes acceder a la página web del cantautor Jesús Martín Dochado y escuchar en el apartado “Actuaciones” la canción dedicada a Santa Teresa titulada “Himno a Santa Teresa” ante el 5º Centenario, de la que es compositor de letra y música. Esta canción ha llegado a lugares como México y ya forma parte de la memoria de mucha gente.

lunes, 1 de febrero de 2010

El Cid Campeador y El Cristo de la Catedral

Saliendo de La Rioja, el Camino entra en tierras de Burgos, donde permanece imborrable el recuerdo del que, sin duda, fue el personaje más célebre de esa región, Don Rodrigo Díaz de Vivar “el Cid Campeador”. Este hidalgo castellano, importante figura de la Reconquista, nació en la primera mitad del siglo XI.

Un heroico guerrero que participó en infinidad de batallas y que, al mando de un ejército de caballeros que lo siguieron incondicionalmente, llegó a dominar gran parte del territorio oriental de la Península.

En la catedral de Burgos hay una imagen de Cristo en la cruz que, según algunas leyendas, podría estar hecha por José de Arimatea. Su aspecto es tan real que parece que el pelo y las uñas le nacieran, en vez de estar pegados; la piel, la carne y la sangre desprenden tal naturalidad que sus venas parecen latir, y, si le quitan los clavos, sus brazos caen tal y como harían los de una persona real.

Don Pedro Ruiz de Minguijuán, importante comerciante de la ciudad, prometió llevar un obsequio a los religiosos de San Agustín, a la vuelta de un viaje que iba a realizar.

Ya de regreso, cayó en la cuenta de que había olvidado su regalo, cuando desde el barco en que viajaba divisaron algo que flotaba en el mar. Al acercarse, descubrieron una imagen de Cristo crucificado y el comerciante pensó que sería ideal para cumplir el compromiso adquirido.

Así pues, llevó la figura consigo y, según dicen, el día que hizo su aparición en la ciudad de Burgos, todas las campanas de la comarca comenzaron a sonar a la vez.





video