sábado, 20 de junio de 2009

El Afán más noble

Al final de sus días, Francisco de Zurbarán pintó numerosos retratos de la infancia de la Virgen. Son retazos hermosos de su vida familiar, en su mayoría encargos particulares ya que durante el siglo de Oro español la elección de los temas era una cuestión más de los clientes que de los artistas. Siempre le he tenido mucho cariño a esta Virgen orando en éxtasis.

La escena tiene un gran simbolismo. María ha interrumpido su trabajo de bordar una tela. Se encuentra rezando con la mirada perdida y meditabunda, con aire melancólico. La luz ilumina la mofletuda cara de la Virgen en contraste con el pesado cortinaje granate del fondo. A sus pies, unas florecillas esparcidas en el suelo son el símbolo de la maternidad futura: las flores de tonos azules representan la fidelidad humana; las amarillas simbolizan la madurez y la inteligencia, las blancas la virginidad y las rosas el sentido del amor humano. María reza. Tal vez sea consciente de la responsabilidad que le espera.

La Virgen se entregó sin condiciones porque tenía un corazón generoso. Su ejemplo nos demuestra que la vida exige renuncia y entrega. Como el amor, que en lugar de derechos pide generosidad y capacidad de dar. No hay nada más agradable que entregarse voluntariamente al servicio útil a los demás.

Servir con calidad. Es por ello que el mejor ejemplo lo encontramos en Nuestra Señora. Basta con imitarla a Ella: una vida silenciosa llena de amor. Ella se comporta con naturalidad y sencillez, entregada a sus tareas en el hogar, poniendo corazón incluso en las cosas más insignificantes e intranscendentes del quehacer cotidiano; atendiendo a la educación de su hijo y al cuidado de la familia; visitando a sus seres queridos; fomentando la amistad, haciendo fácil la vida de quienes le rodean. Siempre contenta, siempre agradecida, siempre entregada.

María convierte la normalidad en un don repleto de amor. María se olvida de sí misma para darse a los demás. Es el testimonio fiel de una vida sencilla, el camino a seguir para nuestras vidas siempre ocupadas y repletas de actividad. Ella da importancia a detalles que a nosotros nos pasas desapercibidos y a los que no le damos ningún valor. Ella convierte la normalidad cotidiana en un motivo de santificación. Por eso, la Virgen es nuestro modelo. María nos demuestra que cada gesto, que cada acción, que cada actitud, debe rebosar calidad, contenido y amor. Y ese debería ser el afán más noble de todo ser humano: vivir en mitad del mundo aceptando las circunstancias concretas que hemos recibido de Dios en un permanente servicio a los demás.









ORACIÓN:
María, pureza en vuelo, Virgen de vírgenes, danos la gracia de ser humanos sin olvidarnos del cielo. Enséñanos a vivir; ayúdenos tu oración; danos en la tentación la gracia de resistir.





20 de Junio: INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA




Via Matrix
Kyrie Eleison, extracto de "Coronation Mass de
Mozart
in St. Peter's Cathedral, 1985"

Kyrie eleison.
Christe eleison.
Kyrie eleison.

viernes, 19 de junio de 2009

Caminando con Jesús





Vídeo para reflexionar sobre Cristo Camino, Verdad y Vida. Con oración de Javier Leoz y Música de Arbolito.





Día 19 Solemnidad: El Sagrado Corazón de Jesús
Que tu imagen, Sagrado Corazón de Jesús,
tenga y encuentre siempre
un altar en cada uno de nuestros corazones:
como ofrenda nuestra oración
como pregón nuestra vida cincelada por tu Palabra
y , como testamento, la seguridad de sabernos escritos
y acuñados por tu mano en el gran libro de tu gran Corazón.
Amén






Vídeo sobre la canción de Cristobal Fones, SJ Al corazon de Jesús.

miércoles, 17 de junio de 2009

Contra el estrés

Cultiva un actitud agradecida.
Si Te fijas en los numerosos bienes
de que dispones,
tus preocupaciones perderán
importancia. Es difícil
que te domine el estrés cuando
tu corazón rebosa agradecimiento.
-->

sábado, 13 de junio de 2009

La Gran Espera

"¿Qué estamos haciendo aquí?, esa es la cuestión.

En esto estamos bendecidos, sabemos la respuesta.

Sí, en esta confusión sólo una cosa está clara. Estamos esperando a Godot. Hemos acudido a la cita, eso es todo.

No somos santos pero hemos sido fieles a la cita. ¿Cuántos pueden presumir de tanto?

ESPERANDO A GODOT, con sus referencias bíblicas, su parloteo incontinente para matar el tiempo y amueblar una espera con la eterna pregunta: "¿qué hacemos ahora?", es mi cita anual, mi lectura antibíblica para ambientar este tiempo que llamamos de Adviento, de espera de God, a secas.

No me sorprendería que Samuel Beckett se inspirara en el Adviento de su infancia irlandesa, de religión forzada, para escribir esta obra maestra sobre la Gran Espera del Gran Ausente.

Vladimir, y yo también, sabe que espera a Godot que le ha prometido su presencia, mientras Estragón, y yo también, sin memoria y sin memorias no sabe, no espera, no se interroga.

¿Qué hacemos en esta tierra? ¿Estamos en una gran sala de espera esperando a que nuestro Godot personal nos abra las puertas de su consulta luminosa?

"Nos ahorcaremos mañana, a no ser que venga Godot.

¿Y si viene?

Estaremos salvados".

Ante la Gran Espera, la fe, nunca soltada del todo o resucitada in extremis, puede

derretir las negras nubes con el sol naciente.

Esta tragicomedia, alimento terrestre para mi Adviento, me hace reír sin "erección" y pensar sin depresión. La puerta parece cerrarse pero nadie echa la llave.

Esperando a Godot, espera contra toda esperanza, es lectura saludable para escépticos y creyentes porque siempre estamos en Adviento.

En esta ilusión mágica de la espera, el más difícil todavía, es cómo matar el tiempo con sentido. En la sala de espera del dentista miramos las paredes, leemos los diplomas que nos tranquilizan, ojeamos revistas… En el gran escenario de la vida para ahuyentar la idea de la espera como San Manuel Bueno, Mártir que "no puede llevar solo la cruz del nacimiento" nos zambullimos en el hacer por hacer, para hacer más llevaderas las múltiples esperas de la insoportable levedad del ser.

El profeta Isaías, citado por presidentes y por las esculturas de las Naciones Unidas y objeto de estudio literario en la universidad, es mucho más que un libro de
la Biblia. Es la sinfonía cósmica que enhebra todos los sueños de los hombres de todos los tiempos desde la paz: "de las espadas forjarán arados; de las lanzas podaderas. No alzará la espada pueblo contra pueblo, no se adiestrarán para la guerra". Is. 2,4; a la armonía idílica y paradisíaca: "habitará el lobo con el cordero, la pantera se tumbará con el cabrito, el novillo y el león pacerán juntos: un muchacho pequeño los pastoreará". Is 11,6

Isaías, pastor de la esperanza y el consuelo, es también mi refugio en este tiempo de Adviento.

Sus sueños y sus promesas, aún no cumplidas, son utopías que ya empiezan a germinar en el corazón de muchos hombres. Imagine there is no heaven… sigue cantando John Lennon.

El presente es una flecha blanca que viaja segura al futuro que, para los creyentes, se clava en el centro del corazón de Dios.

"Consolad, consolad a mi pueblo, dice nuestro Dios;

hablad al corazón de Jerusalén, gritadle:

que está pagado su crimen…" Is 40,1

Otra vez esperando. Siempre esperando a Godot.


jueves, 11 de junio de 2009

Trailer de Los Chicos del Coro




Trailer cinematográfico de la ópera prima de Christophe Barratier, un drama protagonizado por Gérard Jugnot, François Berléand, Kad Merad y Jean-Paul Bonnaire.







La pelicula empieza con una escena en el presente en la que dos antiguos compañeros del internado Fond-de-l'Étang se encuentran y recuerdan a través del diario del vigilante el año en que cambió sus vidas.

Gérard Mathieu es un profesor de música en paro que empieza a trabajar como vigilante en un internado-reformatorio de menores en 1949. El director del internado, Rachin, utiliza métodos muy represivos y apenas puede controlar a los rebeldes chicos.

Mathieu desde el principio no aprueba los métodos de Rachin y siente compasión por los chicos. Intenta acercarse a ellos y les encubre en varias ocasiones. De esta manera se da cuenta de que los chicos pueden encontrar una válvula de escape en la música. Así decide formar un coro y enseñarles a cantar. El coro cambiará a los niños, a los profesores pero no será aprobado por Rachin.

Esta película ha tenido un éxito impresionante en Francia donde 8,5 millones de espectadores la han visto ya. Está cosechando éxitos en Alemania y en Japón y España es el tercer país no francófono en el que se estrena. Es la representante francesa para los Oscars.

En Francia más que un éxito cinematográfico, se ha creado un fenómeno social a partir de esta película. Se están produciendo muchos debates sobre la educación, la música y la escuela de hoy en día.

El protagonista, Gérard Jugnot, es un conocido actor francés que se mete muy bien en el papel y hace que el personaje sea entrañable. Los demás profesores y particularmente el conserje del internado logran también muy buenas actuaciones.

Los chicos no son actores, en la rueda de prensa el director Christophe Barratier, cuenta cómo sólo el solista es realmente cantante y los demás salen de un casting entre niños de Auvernia, región deprimida económica y socialmente.

La película tiene algo de autobiografía puesto que el director vivió separado de sus padres y conoció a un exilado político español que le descubrió el mundo de la música y le enseñó a cantar. Está ambientada en 1949 porque era una época de posguerra en la que había muchos padres que habían muerto y muchos otros que estaban ausentes por diferentes razones, fenómeno que se repite hoy en día pero de distinta manera, padres ausentes por trabajo, por negocios, etc. Barratier apunta que si se hubiese ambientado en el 2004 los problemas habrían sido otros, como el racismo, la marginación, la economía y a él le interesaba más la pérdida de referencias, las inquietudes de los chicos que siguen vigentes hoy en día.

La banda sonora está compuesta por el director y por Bruno Coulais, un famoso compositor de cine. Escribieron las piezas que interpreta el coro conjuntamente y finalmente fue el director quien se hizo cargo de las letras, según dijo en la rueda de prensa, por falta de presupuesto.

Personalmente me ha gustado mucho la película porque no sólo es entretenida sino que nos ayuda a pensar en tiempos y en problemas que conviene que no olvidemos.


lunes, 8 de junio de 2009

Roldán

Los peregrinos que pasan por Roncesvalles, tienen ocasión de atravesar un hermoso paraje, escenario de uno de los míticos acontecimientos que salpican el Camino. Se trata de un episodio épico, a caballo entre la historia y la leyenda, la batalla que, en el año 778, supuso la aniquilación de gran parte del ejército de Carlomagno.
Cuando el emperador tenía cercado en Zaragoza al rey Marsilio, éste se mostró dispuesto a capitular. Para negociar con él, Carlomagno envió a Canelón, padrastro de su sobrino Roldán. Pero Canelón odiaba a su hijastro y aprovechó para tramar una traición que le permitiera deshacerse de él. Convenció entonces a Carlomagno de que el rey moro había claudicado, y le propuso regresar a Francia con parte del ejército, mientras Roldán, al frente de veinte mil hombres entre los que estaban el Arzobispo Turpín y el resto de los doce pares, cubrían la retaguardia.

Carlomagno llegó a las inmediaciones de Valcarlos, donde acampó para esperar al resto de su ejército. Pero cuando Roldán y sus hombres avanzaban por el desfiladero de Roncesvalles, una lluvia de piedras comenzó a caerles encima, mientras miles de hombres, musulmanes y vascones, se les echaban encima aniquilándolos.

Sólo Roldán permanecía vivo, aunque malherido, cuando trató de romper su espada contra una roca para que no cayera en manos enemigas, pero fue la piedra la que se rompió y no la espada. Entonces, moribundo, intentó avisar al emperador e hizo sonar su olifante con sus últimas fuerzas, hasta reventarse las venas y morir.



video



RONCESVALLES (NAVARRA) El puerto de Roncesvalles correspondía antiguamente al paso natural que se utilizó desde la prehistoria para acceder a la península ibérica. Las casas e instituciones religiosas y de atención a los peregrinos jacobeos se hallan en lo que es el pueblo de Roncesvalles, situado al pie de Ibañeta, donde arranca la famosa llanada en la que los cantares de gesta ubican la batalla contra los carolingios. Roncesvalles sigue siendo enclave fundamental para los peregrinos del Camino de Santiago. Por Ibañeta y Roncesvalles entra el llamado Camino Francés, el mismo que recorrió Aymeric Picaud en el siglo XII, el cual se funde en la villa de Obanos, muy cerca de Puente la Reina, con el otro que procede del Somport de Huesca, también en los Pirineos, conocido por Camino Aragonés.

viernes, 5 de junio de 2009

Carlomagno


Una de las vías de entrada en la Península que tiene el Camino es a través de Valcarlos y Roncesvalles, localidades navarras que están muy vinculadas a un célebre personaje: Carlomagno.
Muchas leyendas relacionan el Camino de Santiago con el emperador, que llegó a la Península, según se cuenta, tras aparecérsele una noche el Apóstol Santiago, para encomendarle la misión de liberar las tierras donde estaba su sepulcro de las tropas musulmanas que las invadían.

Al frente de un poderoso ejército se dirigió a cumplir con la empresa requerida y, tras pasar tres meses detenidos ante las murallas de Pamplona, que terminarán por derrumbarse solas para darle paso, llegó a Galicia, liberó el territorio de musulmanes y ordenó al Arzobispo Turpín que bautizara a todas aquellas gentes.

De regreso a Francia, se enfrentó al caudillo musulmán Aigolando que terminó por refugiarse en Pamplona. Allí acudió Carlomagno, con lo mejor de su ejército y los doce pares de Francia, dispuestos a luchar en una peculiar batalla que tendría lugar en los campos de Acella, cerca de Pamplona. Tras un acuerdo entre caballeros, ambos contendientes acordaron que se enfrentaran en combate veinte hombres de cada ejército, después cuarenta, luego cien y al final mil. Los musulmanes perdieron un combate tras otro, a pesar de lo cual Aigolando seguía sin rendirse.

Entonces se entabló una cruenta batalla en la que murió todo el ejército musulmán, cien mil hombres que dejaron aquel campo encharcado de sangre durante meses.



video


La Batalla de Roncesvalles tuvo lugar en el año 778 en el contexto de la creación de la Marca Hispánica carolingia, en el desfiladero de Roncesvalles, en el Pirineo de Navarra.

miércoles, 3 de junio de 2009

El Mendigo y el Pan

Un día se me acercó un mendigo y me dijo, “Quiero pan”.

Eres muy listo y has encontrado la mejor panadería de la ciudad”, le dije.

Cogí un libro de recetas de la estantería y comencé a decirle todo lo que sabía sobre el pan.

Le hablé de la harina de trigo y de cebada. Mis conocimientos me impresionaron incluso a mí a medida que le recitaba las medidas y la receta del pan. Le miré y me sonreía.

Sólo quiero pan”, dijo una vez más.

Eres muy listo”. Aplaudo tu elección. “Sígueme y te enseñaré mi panadería. Le guié por las salas donde se prepara la masa y los hornos donde se cuece el pan.

Ninguna panadería tiene dependencias como éstas. Tenemos pan para todas las necesidades. Pero te voy a enseñar lo mejor, “la sala de nuestra inspiración”.

Entramos en el salón de actos, subí al ambón y le dije “Gentes de todo el contorno vienen a escucharme. Una vez a la semana reúno a mis trabajadores y les leo la receta del libro de la vida”.

Le pregunté al mendigo sentado en la primera fila si quería hacerme alguna pregunta.

No”, dijo, “sólo quiero un trozo de pan”.

Eres muy listo”, le dije y lo conduje a la puerta de entrada.

Mira, en esta calle hay muchas panaderías, pero ninguna de ellas hace bien el pan, por más que lo llamen pan, porque ninguna sigue la receta del libro”.

El mendigo dio media vuelta y se marchó. “¿No quieres un trozo de pan?”, le grité.

Se detuvo, me miró, se encogió de hombros y me dijo, “Creo que he perdido el apetito”.